jueves, 3 de junio de 2010

El post de Emily: Dejavú

Sep, exactamente igual.
Lo mismo. Igualito, igualito.
Bueno, no taaaaaaaaaaaaaaan igualito, pero en extremo parecido.
Yo tambien estube asi. Yo tambien esperé por algo que llegó cambiado. No era lo que esperaba. La vida aveces decepciona.
Pero bien, eh.
¡Ohhh el masoquismo! ¿Por que Dios me ha entregado esta cualidad tan despreciable para volver sobre mis pasos y volver a ver mi vida? Seguro que para que me averguenze. Si, lo hago. Me averguenzo. No debería, pero lo hago.
¿Motivo? ¿Razón? ¿Circunstancia? Simplemente el hecho que tome en cuenta más las cosas malas que las buenas.
Pero las cosas terminan juntas al final. Siempre lo hacen. Lo que debe estar va a estar y asi al revés. Y todo pasa por alguna razón.
Ya está, si lo acepto. ¡Vuelvo a pasado! ¡SIEMPRE LO HICE! No puedo despertarme una mañana sin pensar en todas mis desciciones tomadas y por tomar para no volver a equvocarme y tengo la mania LA MALDITA MANIA de desear volver, pero no para cambiar lo que hice, solo para volverlo a vivir. Para recordar esos instantes de felicidad en los que me sentía completa, por primera vez en mi vida. Cuando no le temía al error.
No me malinterpreten, soy feliz, muy feliz, me encanta mi vida, es sólo que.....algo le falta.
Luego me acuerdo del pozo en el que me sumí. Ese agujero negro de depresión. Y lo recuerdo tan.....lejano. Fueron......2 meses. DOS HORRENDOS MESES. Y los veo como un recuerdo en 3° persona, no siento el dolor, pero siento el recuerdo.
El recuerdo pesa más que el cemento.
Le temo al recuerdo. Le temo al fracaso.
Pero no le temo al futuro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comenta por que si no mando a Barney a tu casa para que abra la canilla de agua caliente mientras te bañas.