lunes, 23 de agosto de 2010

No se puede cambiar de corazón como de sombrero sin haber sufrido primero ♪*

Cuando te conocí me dijiste que por mí no ibas a cambiar. Y en el fondo es tan hondo mi dolor porque me voy y no se puede cambiar de corazón como de camisa sin perder la sonrisa.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comenta por que si no mando a Barney a tu casa para que abra la canilla de agua caliente mientras te bañas.