lunes, 6 de septiembre de 2010

Aveces me vuelvo loca.

Y digo estupideces. A tal punto que le gente piensa que estoy drogada. No sé, por ejemplo, el otro día, empezé a hablar de lo que sería ser un hongo alucinógeno, una arbeja, una vainilla.
Aveces mi cerebro tiene como un botón que dice "Escapar de la realidad" y creanme que lo uso bastante.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comenta por que si no mando a Barney a tu casa para que abra la canilla de agua caliente mientras te bañas.