jueves, 9 de septiembre de 2010

Esa calle.

Y....ahi estaba yo. Cruzando la calle. A plena luz del día.
No era una calle solitaria, ni peligrosa, por lo menos, no físicamente.
Y me dirigía a donde me había dirigido aquella noche. Era una noche estrellada, me acuerdo. Pero mi atención no estaba en los hermosos astros que me miraban desde el cielo. Ah no, estaban en otra cosa.
No sabía que hacia, fué un acto ingénuo, sólo deje que mi corazón elegiera por primera vez, en vez de mi cabeza.
Quién hubiera dicho que esa, hubiera sido mi peor descisión?.
Bueno pero no les estoy contando sobre esa noche, les estoy contando sobre la calle, no me distraigan.
Hoy fué diferente, quizás exagero, pero cuando cruzé la calle hoy, mi cabeza no estaba en aquella noche, como casi siempre.
Mi cabeza estaba en otro lugar. 
Y ahí estaba yo, cuando me di cuenta que superé varios recuerdos, cruzando una calle, esa calle.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comenta por que si no mando a Barney a tu casa para que abra la canilla de agua caliente mientras te bañas.