lunes, 22 de noviembre de 2010

Personajes.

Según el dicho islámico, para que la vida de una persona haya sido provechosa debería haber tenido un hijo, plantar un arbol y escribir un libro. Me gusta mucho la última idea, además, no tengo edad para tener un hijo, ni semillas para plantar un árbol.
Yo soy de escribir. Nunca ninguna novela seria, hace mucho que no escribo. Igualmente, tengo miles de personajes en mi cabeza.
Un Markos, jugador compulsivo de origen ucraniano. Con pelo corto y oscuro y nariz aguileña. Una Ariadne, rubia, que tiene la necesidad constante de decifrar acertijos. Una Kelly, mala persona, alta y de pelo castaño que le llega a la cintura. Un Agustín, rubio, hermoso... y estúpido. Una Mara, nerd al mejor estilo Glee. Y una America, bien al estilo Regina George. Y muchisimos más. Aveces llego a pensar que todos juntos son tan solo una fiel copia del mundo que me rodea. Muchos personajes estan inspirados en personas que conosco, pero les cambio los nombres, la apariencia fisica, en si, son ellos pero a la vez, no.
Muchas otra veces pienso que las historias son lo que quisiera que pasen. Que ME pasen.
Algún día voy a escribir un libro. 
Algún día, mi vida, va a ser lo que yo quiera que mi libro sea.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comenta por que si no mando a Barney a tu casa para que abra la canilla de agua caliente mientras te bañas.