jueves, 9 de junio de 2011

El post de Emily: Del espectáculo al juego y viceversa.

¿Qué es un juego? Es un entretenimiento. Cuando es de, hacia o para los demás, deja de llamarse "juego" para sufrir la absurda transformación a un burdo espectáculo.
La necesidad constante de observar y ser observado, de jugar a un nivel más alto al de los demás, por que el espectador es tonto. Es inconciente, no sabe lo que ocurre, pero lo cree, lo vive, lo toca, lo siente.
El espectaculo es muy bonito a la vista mientras dura, por que se fusiona con la realidad, inhabilitandonos para verla concientemente, pero cuando los reflectores se apagan y se cierra el telón, comienza el regreso.
Y cuando la obra se detiene, los observadores salen de su estúpido estado de embobamiento, finalmente percibiendo lo que los rodea y más allá. Y ven que no es la vida, es un teatro. Que era un engaño, y los engaños, al igual que las mentiras, tienen patas cortas. Y que mientras más cortas, más lentas, y más faciles de atrapar.
¿No es eso un espectaculo? Un entretenimiento, un juego. ¿Y que nos vienen enseñando desde siempre? La tan conocida frase, la que escuchamos cuando sobrepasamos el límite.
Que el que juega con fuego, se termina quemando.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comenta por que si no mando a Barney a tu casa para que abra la canilla de agua caliente mientras te bañas.