miércoles, 6 de julio de 2011

Abuela Elena.

Mi abuela sufrío hace una semana un desmayo, que los médicos llaman muerte súbita. Una de las válvulas de su corazón se calcificó y necesitaba una cirugía. Un cambio de válvula con bypass.
La fuí a visitar dos veces, la veía tan bien, con tanta vida. El Martes a la mañana la operaron.
Tuvo una hemorragia interna. Su corazón y pulmones estuvieron conectados todo el tiempo, la medicaron, pero el daño era irreparable. Ella no despuertó.
Hoy, falté al colegio, por que ayer me contaron la complicación, no pude parar de llorar y me sentía mal. No sé por qué, vieron cuando alguien tiene una sensación? Ella seguía viva ayer, pero estaba delicada. Mi mamá sostenía que se iba a mejorar, "Que Dios la va a ayudar", me decia.
Al mediodía de hoy,  fuí a hacerme unos estudios, llamamos a mi papá para preguntar como estaba mi abuela, y nos dijo que vayamos, su voz lo decía todo: La situación había empeorado.
Sentí que me habían anestesiado. Quizá por llorar tanto el día anterior, pero hoy, no sentía nada. Y no lo digo físicamente. Sentía que algo adentro mio había muerto.
Fuimos en remís hasta la Clínica Güemes, entramos por la entrada principal, sobre Córdoba, dimos la vuelta. No me pregunten por qué, pero no subí por las escaleras, iba a acompañar a mi mamá en ascensor. Mientras esperabamos, desde el hall se escucha el grito de una mujer, todos miran, y derrepente veo a mi papá, de espaldas.
"No...", fué lo primero que pensé. Lo llamé, se dió vuelta y con la cara destrozada me dijo "Falleció".
No sentí nada, aún asi, lloraba. Corrí hasta él y lo abrazé con todas mis fuerzas, mi mamá se sumó, llorando también.
Después vi a mi tía, nunca la había visto tan mal. La abrazé con fuerza y le dije "Tranquila, tranquila..." y ella dijo, aunque no sé si a mi, ó a ella misma "Que voy a hacer sin mi mamita?". Sentía que entre mis brazos sólo tenía a una nena, y no a una mujer.
Después abrazé a mi tío, que estaba igual de mal, y a su esposa Mirta.
En esos instantes sólo sentía que mi papel era el de consolar, yo no tenía que llorar, tenía que ser fuerte. No sentía nada, pero las lágrimas seguían cayendo.
Cuando todo se tranquilizó, mi tía Mirta y mi mamá hablaban, y mi tía le contaba como mi prima Cami le había preguntado "En su cumpleaños le llevamos la torta a la clínica ó ya va estar aca?" y el mensaje que le había mandado diciendo "Voy a rezar todas las noches por vos, para que estes bien". Ella tiene 9 años.
Ahi, sólo sentí que me habían arrancado todos mis órganos internos. Me di la vuela, caminé hacia la pared, lloré, y la golpée con todas mis fuerzas mientras me decía "Es mentira, es mentira, es mentira, es mentira..." Hasta que dije "...No es mentira". Ahí sólo lloré, y lloré con todo. Como si no hubiera mañana.
Me di la vuelta y llamé a mi mejor amiga, le conté y me dijo que si necesitaba algo, cualquier cosa, que la llamara. También recibí mensajes y llamadas de mis amigos. No les puedo expresar cuanto se los agradesco.
Nos fuimos hasta Lomas con mi papá y mi mamá para tramitar la defunción, pero con mi mamá nos volvimos a mi casa, asi mi papá y mi tió se encargan de todo.
Llegué, y estaba aún en shock y no caía....hasta que caí. Empezé a gritar, y a tirar cosas diciendo: "AHI ANDA VIDELA CON SANGRE EN LAS MANOS Y ELLA NO! COMO PUEDE SER?! POR QUÉ ELLA?! ELLA TENÍA COSAS QUE HACER, ELLA TENÍA QUE IR A LA CANCHA CON MATÍAS, Y VERME ACTUAR!, Y QUE NADIE ME VENGA CON DIOS, JESÚS, MARÍA, NI NINGÚN SANTO, POR QUE SI EXISTIERAN LA HUBIERAN SALVADO!"
Me senté y empezé a llorar aún más.
Todavía escucho su risa, y me acuerdo de cómo sonreía cuando nos veía. Todavía me pregunto por qué a ella. Todavía me acuerdo como le dijo a la enfermera, ese último instante de ese último día de visita cuando la ví: "Viste que hermosa que es mi nieta?".
No estoy bien, esa es la verdad. Ella merecía seguir.
Escucho como todos hablan de "traer el cuerpo" como si fuera una cosa, y es que ella no está. Y todavía necesito verla, y hablarle, y sentirla al lado mio riendo como siempre hacía.
La ví tan bien esos día antes, que sentir que ahora no está, sólo me hace caer más y más abajo. Siento que va a venir a mi cumpleaños de 17, siento que va a estar ahí en Navidad. Pero no la voy a ver, ni a abrazarla, ni a reír con ella de los chistes bobos de mi primo.
La necesito y esa es la verdad. Sólo la quiero ver, una vez más riendo, sólo eso, es mucho pedir? Despedirme de una forma adecuada, nada más.
Antes de irme, le dije "Mejorate, que quiero que me veas actuar!". De alguna forma, ella va a estar ahí, viendome ese día en el escenario, y eso es lo que me impulsa a seguir. Saber que nunca me va a abandonar, y que cada vez que mire al cielo va a haber hay una estrella más, cuidandome.
Saber que cada paso, ella va a estar dándolo conmigo, y con mis primos. Que cuando me reciba, ella va a ser otra más aplaudiendo.
Te amo abuela, y siempre lo voy a hacer. Y te juro que me voy a acordar de vos hasta el último día de mi vida, por que una persona no muere cuando su corazón deja de latir, si no, cuando es olvidada. Asi que abu preparate para vivir para siempre, y vestite con tu mejor ropa, por que te juro, que esa obra de teatro, te la voy a dedicar a vos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comenta por que si no mando a Barney a tu casa para que abra la canilla de agua caliente mientras te bañas.