sábado, 23 de junio de 2012

Breve descripción de mi persona.

Mido un metro ochenta y uno, tengo un sillón azul, en mi cuarto hay un baúl, y me gusta el almendrado. Me despierto alunado, mi madre es medio terca, aunque nunca estuve preso anduve cerca.
Soy de Aries, pelo castaño, algo tacaño y no colecciono nada. Guardo la ropa ordenada, me aburro en nochebuena, si estornudo no hago ruido y no hablo con la boca llena.
Puedo decir que soy de pocos amigos pero de mis enemigos no se cuantos cosecho. Tengo el ojo derecho desviado, dicen que soy buena aunque no sea bautizada.
Nací a las tres de la mañana, me llevo bien con mi hermana, no creo en ovnis ni en zombis y uso prendas talle M. Juego con fuego aunque el fuego me queme.
Duermo boca abajo y con pijama si hace frío. De la vida yo me río porque es corta y grata. No uso saco ni corbata ni me gusta el protocolo, estoy en buena compañía pero se cuidarme sola.
Si tengo vergüenza me sube el color rojo aunque yo ya no me mojo si me ataca algún miedo, no profeso ningún credo ni me creo ningún macho, alcohólica no soy pero a veces me emborracho.
Tengo un diente postizo, si no hay planes improviso y aunque a veces lucho no me complico mucho, no me estanco, al que quiera celeste que mezcle azul y blanco.
La filantropía no está entre mis aficiones, tengo varias adicciones y me hago cargo, no acepto sin embargo si intentan adoctrinarme yo quiero elegir con que veneno envenenarme.
Mi padre era doctor pero manejaba un taxi y enfrentó por mala praxis un juicio despiadado, no tuve legado ni familia de linaje y a veces el pasado me cobra peaje.
Tengo perro y una marca en la rodilla, no siento cosquillas, trabajé en el municipio, no traiciono mis principios porque eso es lo primero, si naciste incendiario no te mueras bombero.
Nunca cuentes todo mi abuelo me decía y no contó en su agonía donde puso el testamento. Y yo no puedo, aunque intento tener todo lo que quiero, eso me pasa por ser sincera.
Pero no soy tan complicado como para huir y quedarme aquí en silencio. Pero no soy tan simple como para no advertir que no hay tres minutos, ni hay cien palabras que me puedan definir. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comenta por que si no mando a Barney a tu casa para que abra la canilla de agua caliente mientras te bañas.